Palabras del Buda

El Buda dijo:

Que no tenemos que creer en lo dicho,
simplemente porque ha sido dicho;
ni en las tradiciones
porque han sido trasmitidas desde la antigüedad;
ni en los rumores como tales;
ni en los escritos de los sabios
porque ellos los han escrito;
ni en las fantasías que sospechamos nos han sido inspiradas por un deva. (es decir una supuesta inspiración espiritual);
ni en las deducciones basadas en una suposición casual que hemos hecho;
ni por lo que parece ser una necesidad analógica;
ni por la mera autoridad de nuestros instructores y maestros;
sino que hemos de creer
cuando lo escrito, la doctrina o lo dicho,
está corroborado por nuestra propia razón y conciencia.

“Por eso”, dice, “les he enseñado a no creer por el sólo hecho de haberlo oído decir; pero que cuando crean con toda conciencia, entonces actúen de acuerdo con ello, con plenitud”.
Kalama Sutra

El Buda también dijo:

“Como (se analiza) el oro quemándolo
cortándolo y raspándolo,
monjes y eruditos deben adoptar mi palabra.
No por respeto (hacia mí),
Sino tras analizarla bien.”

“No os apoyéis en los individuos, apoyaos en las enseñanzas; no os apoyéis en las palabras, apoyaos en el sentido; no os apoyéis en el sentido relativo, apoyaos en el sentido último; no os apoyéis en el conocimiento intelectual, apoyaos en la sabiduría.”

“Abandona todo acto perjudicial,
practica bien la virtud, subyuga tu mente:
esta es la enseñanza de Buda.”

Es difícil nacer como un ser humano, y también lo es vivir como tal. Incluso más difícil es oír hablar del Camino, y más aún despertar, levantarse y seguir. Sin embargo la enseñanza es bien sencilla. “Deja de hacer el mal, aprende a hacer el bien. Conócete a ti mismo. Purifica tu mente. No lastimes a nadie con palabras o acciones. Sé moderado con la comida. Vive en soledad interior y busca la conciencia más profunda”. Esa es la enseñanza.

|arriba|


Qué es el budismo

Dalai Lama en “Como un relámpago ilumina la noche”:

“El budismo, dice, no es un dogma o una religión, si no un arte de vivir, una fuente de felicidad, de paz interior y de sabiduría. Despierta en nosotros la bondad y el amor, enseñándonos a proteger todo lo que vive sobre esta tierra.”

Y puedo agregar: Es un sistema de autoconocimiento. Con una metodología (como diríamos en psicología) concreta, cuyos medios actualmente corrobora la ciencia. Libre de dogmatismos (ver palabras de Buda) y abierto a todos los seres humanos independientemente de su credo, raza sexo o condición social.

|arriba|


Finalidad del budismo

Buda comprendió en un momento determinado de su vida que los seres humanos sufrían y afectado por ello, movido por la compasión, investigó las causas del sufrimiento y a través de su experiencia propia llegó a unas conclusiones: que la vida era sufrimiento, que tenía una causa, un principio, que también tenía un final y por último que había un camino para quitar el sufrimiento. Esto se le conoce como las Cuatro nobles verdades y el Sendero óctuple. Compadecido del sufrimiento de los seres humanos transmitió su enseñanza con el fin de que estos dejaran de sufrir y de hacer sufrir a los demás.

Los budistas consideran a Buda como la personificación viva de la Verdadera Naturaleza fundamental e inmutable que está presente en todos los seres.

Buda dio enseñanza para diferentes tipos de seres dependiendo de su momento evolutivo. Por lo tanto las finalidades del budismo dependen de cada ser. En budismo, “las tres veces que giró la rueda del Dharma” se denominan enseñanzas para personas de capacidad pequeña, media y superior. También como camino Hinayana, Mahayana y Tantrayana. Por lo tanto las finalidades del budismo dependen de cada ser que lo practique.

Está expuesto con una metodología concreta, ordenada, lógica, razonada y razonable, nada dogmática. Hoy día corroborado por la ciencia. Las herramientas, los medios, están al alcance de todos. Con la garantía que lleva en práctica dos mil quinientos años. Como no es necesario ser budista para practicar el budismo, las finalidades pueden ser varias. Cada cual puede practicarlo al nivel que elija con la finalidad que haya decidido. Pueden confluir más de un objetivo. A saber:

  • Mejorar, en términos generales, en esta vida.
  • Prepararse para venir mejor equipado en las próximas vidas.
  • Eliminar el estrés la depresión, la ansiedad.
  • Transformar, controlar el sistema mental y emocional.
  • Crecer espiritualmente.
  • Conocerse mejor internamente.
  • Ayudar a los demás.
  • Mejorar las relaciones humanas.
  • Eliminar la violencia, el odio, la ira, el egoísmo, el miedo, etc.
  • Disminuir y llegar a eliminar el sufrimiento propio.
  • Dejar de hacer sufrir a los demás.
  • Liberarse de las emociones negativas.
  • Entender, comprender el sentido de la vida.
  • Desarrollar virtudes tales como la compasión, la tolerancia, la paciencia, la humildad, la fortaleza, etc. en definitiva virtudes espirituales.
  • Alcanzar la iluminación, la sabiduría suprema.

El budismo tibetano completo, trabaja sobre todas ellas. Pero una persona no tiene porqué hacerlo así. Dependiendo del momento actual de su vida, su momento evolutivo y sus circunstancias actuales, su entorno, su cultura, puede trabajar solo sobre alguno o algunos de los objetivos expuestos. Buda sabía esto y así dio la enseñanza para tres niveles diferentes.

|arriba|


Quién fue Buda

Una definición que se puede leer de Buda es: El que ha eliminado los dos velos, ha desarrollado hasta la perfección las cinco sabidurías (realizar los opuestos a los cinco venenos) y las dos clases de conocimiento (el conocimiento de la naturaleza última y relativa de los fenómenos).

Buda no era un dios, ni un enviado, ni un profeta. Buda era un hombre, un ser humano, que a través de su esfuerzo y perseverancia consiguió liberarse del sufrimiento de forma definitiva, consiguió la felicidad absoluta y una comprensión total de la realidad, que está más allá de todo concepto divino y humano.

Nació como hijo de un rey en el Norte de la India. Su padre le dio todos los lujos de palacio. Se casó a los dieciséis años y tuvo un hijo pero no salió del palacio hasta los veintinueve.

Cuando salió por primera vez de palacio, sin el consentimiento de su padre, vio a un anciano, un enfermo, un entierro y un monje, comprendiendo así el sufrimiento de la vida. Cosa que no conocía antes pues su padre, el rey, le había evitado durante su vida en palacio conocer estas cosas. Al comprender el sufrimiento, quiso seguir la vida de asceta durante unos años y estuvo a punto de morir, comprendiendo así que los extremos, ni los lujos que había vivido ni las privaciones en exceso eran buenos. Aceptó comida de una joven, meditó durante largo tiempo, venció a Mara, la ilusión, se iluminó y posteriormente decidió dar la enseñanza peregrinando. Fue un ser humano que desarrolló todo el potencial interior, toda la “naturaleza de Buda” que, según el budismo, está en todos los seres del universo. Para ello tuvo que vencer a Mara, ( la ilusión, las emociones aflictivas, los deseos) y lo hizo con su trabajo y esfuerzo aplicando las paramitas o perfecciones. Así, llegó a la iluminación (como siempre se llega a la iluminación, quitando la oscuridad) y nos contó qué hay que hacer para seguir su Camino, para hacer El Sendero de Buda y que para hacerlo no necesitas ser budista.

De “El libro tibetano de la vida y de la muerte”. Pag 74:

“Cuando decimos Buda pensamos naturalmente en el príncipe indio Gautama Siddharta, que alcanzó la iluminación en el siglo VI a.C. y que enseñó el camino espiritual que siguen millones de personas en toda Asia y que hoy se llama budismo. Buda, no obstante, tiene un significado mucho más profundo: se refiere a una persona, cualquier persona, que ha despertado completamente de la ignorancia y se ha abierto a su vasto potencial de sabiduría. Buda es una persona que ha puesto un definitivo final al sufrimiento y la frustración y ha descubierto una paz y una felicidad duraderas e inmortales.”

“Los Dos Velos (El tesoro del corazón de los iluminados)”. Dylgo Khyentse. Ed.Imagina. Pag.283:

“Los oscurecimientos de la mente dualista. El velo emocional, obstáculo a la liberación es el objeto de los tres venenos. El velo cognitivo es el obstáculo a la omnisciencia, la ignorancia de la vacuidad de los fenómenos.”

|arriba|


Breve historia del budismo

Las enseñanzas del Buda se aprendían y transmitían verbalmente. No fueron escritas durante su vida sino unos años después de su muerte, aproximadamente en el año 480 a.C. Sus mejores discípulos se reunieron y entre todos decidieron cuales eran las enseñanzas que él había dicho y como las había dicho. La versión escrita probablemente más antigua de las enseñanzas del Buda fue trascrita en la lengua Pali. Esta colección muy completa de la palabra del Buda, conocido como Canon Pali, comprende muchos tomos. Tiene tres grandes divisiones: vinaya, o el código de la disciplina monástica; sutra, los discursos del Buda sobre una gran variedad de temas y abhidhamma, un análisis filosófico y psicológico de la condición humana.

Los sutras o discursos contienen una riqueza muy diversa sobre todos los aspectos de la práctica espiritual. Además, a través de estos textos antiguos, se discierne algo de la personalidad viva del Buda. Es lo más cercano que podemos llegar a las palabras que él originalmente pronunció. Algunos sutras son bastante largos y otros más breves.

Dio sus enseñanzas de forma diferente, dependiendo del nivel evolutivo y del momento de cada persona. Se dice que dio la enseñanza en tres niveles diferentes, (tres yanas) para personas con diferentes niveles de entendimiento.

El budismo se inició en el norte de la India. Se extendió por el sur y pasó a Asia, Ceylan, Japón y China para llegar posteriormente al Tíbet. En cada lugar fue adaptado e interpretado según el momento y la cultura de cada pueblo, apareciendo nombres de budas y formas diversas.

Aparecen, a lo largo del tiempo, seres considerados excepcionales, algunos llamados también iluminados, que sus escritos son tomados como base para las enseñanzas posteriores.

Recomiendo siempre que se quiera beber agua ir a tomarla lo más cerca que sea posible del manantial. Mientras más cerca se beba más pura será.

Las enseñanzas de Buda fueron escritas en Pali y traducidas a diferentes idiomas según el budismo iba pasando por diferentes culturas.

En sánscrito, pali y tibetano una palabra puede significar un concepto que para expresarlo se necesita un párrafo. Si el traductor no conoce bien los conceptos espirituales en los dos idiomas que está traduciendo puede confundir a los lectores futuros al elegir indebidamente las palabras.

Es fácil de entender que con tanta profusión y mezcla de culturas, que haya habido a través del tiempo, diversas interpretaciones y nombres diferentes referidos a los mismos conceptos. Esta mezcla de culturas da lugar, al no iniciado en el estudio budista, a confusiones, pues cada cultura puede emplear diferentes nombres para referirse a los mismos conceptos e incluso los mismos budas son llamados de forma diferente (Chenresi o Avalkitesvara, por ejemplo, es el buda de la compasión en tibetano o hindú).

Por esto recomiendo quitar la paja, quedarse con la verdadera esencia y sacar cada uno sus propias conclusiones.

En la actualidad hay cuatro órdenes principales de budismo tibetano y dos escuelas de pensamiento, aparte del budismo japonés, chino y de Ceilán por nombrar algunos. Esta profusión de escuelas que interpretan las palabras de buda según su cultura y parecer pueden diferir bastante en algunos temas o conceptos filosóficos pero en lo verdaderamente esencial están de acuerdo.

|arriba|


Escuelas de budismo tibetano

En el Budismo tibetano existen cuatro grandes linajes principales y muchos otros menores. El linaje es muy importante en el budismo tibetano, ya que garantiza que las enseñanzas están vivas, es decir, que se han transmitido de maestro a discípulo desde tiempos de Buda y que siempre se ha hecho de forma pura, realizando completamente su comprensión.

Nyingma
En el siglo VIII surge la escuela Nyingma o “de los Nyingmapas”, también llamada “de los gorras negras”. Fundada en el S. VIII a partir del legado de los primeros introductores del budismo en el Tíbet. El maestro indio Padmasambhava fue el primero que según la tradición tibetana sometió a las deidades de la naturaleza del Tíbet y otras fuerzas, haciendo al budismo religión oficial.

Prevalece en las áreas habitadas por tibetanos en China, pero también en India, Bután, Nepal, Bélgica, Grecia, Francia y Estados Unidos.

Escuela Gedang Fundada en 1056, se cambió a la Secta Gelug en el siglo XV.

Las enseñanzas y la práctica de Dzogchen son propagadas por la escuela de Nyingma del budismo tibetano. La práctica de Dzogchen o de la “Gran Perfección,” es la corriente más antigua y directa de la sabiduría de la tradición budista del Tíbet. El Dzogchen se considera el pináculo de todas las enseñanzas y el camino más inmediato y relevante del mundo moderno hacia la realización de la naturaleza intima de la mente. Es un camino a la vez simple y profundo que se puede integrar a la vida ordinaria y practicar dondequiera.

Kagyu
En el siglo IX apareció la tradición Kagyu (tradición oral) también conocida como gorros rojos. Fundada en el S. XI por el traductor Marpa (1012-1098) y por el santo y poeta tibetano Milarepa (1040-1123), a partir de las enseñanzas esotéricas y contemplativas derivadas de los mahasidas indios Tilopa y Naropa. Dirigida por S.S. Karmapa

Kagyü es uno de los cuatro linajes principales del budismo mahayana. Asimismo existen dentro de él otras subdivisones como la escuela Phaktru, Tsalpa, Barom. Shangpa y Karma kagyu. A su vez la linea Phaktru comprende las lineas Drikung, Drukpa,Taktung, Yasan, Trophu, Shuksep,Yelpa y Mertsang. Su líder espiritual es el Karmapa.

Sakya
En el siglo XI surgió la escuela Sakya (denominada así por su monasterio de origen) fundada por Konchok Gyalpo. Sus principales maestros descienden de los primeros discípulos de los maestros indios Padmasambava y Shantarakshita y procedían de una familia de las clases dirigentes, los Khön, de la región meridional de Tsang. Su lider espiritual es S.S. Sakya Trizin. El segundo en importancia después del Dalai Lama

Geluppa
En el siglo XIV y a raíz de la reforma espiritual de Lama Tsongkhapa —considerado una emanación del Buda de la Sabiduría, Manjushri—, nació la orden de los Geluk-pa o Gelup o Geluppa, llamados los gorros amarillos. Tsong Khapa (1357-1415) fue un renovador de las enseñanzas del gran maestro bengalí del S. XI, Atisha. Tsong Khapa hizo todos los esfuerzos posibles para aglutinar un enfoque más ortodoxo y agrupador de las enseñanzas del Tibet.

Tiene seis monasterios principales: Zhaibung, Sera, Tashilhungpo, Tar, Labrang y Gaindan. Goza de fama por su sistema de reencarnación del Dalai y el Panchen. En una geografía difícil en donde los monasterios a veces estaban muy separados y a menudo con escaso contacto frecuente, la escuela Gelup supuso históricamente la centralidad oficial del lamaísmo tibetano y de ella parten los esfuerzos y el carácter reformador, mientras que las otras escuelas se han especializado en retener y administrar su propio legado de enseñanzas.

Las escuelas Gelug y Kagyu son las más extendidas en occidente. El Dalai Lama, cabeza espiritual de la escuela Gelug (y líder poltítico del Tibet) tuvo que exiliarse en 1959 justo antes de la masacre del 10 de marzo . Los principales líderes de las diferentes escuelas le siguieron. El Karmapa, jefe espiritual de la tradición Kagyu, se exilió hace no demasiados años. Su Santidad Sakya Trizin también se encuentra en el exilio.

|arriba|

Anuncios