Somos Carlos Bardón, Mari Rubiera y Rubén Bardón, matrimonio occidental con su hijo. Responsables de la construcción del Centro budista y de la coordinación de las actividades. Jubilados de nuestras profesiones respectivas este es nuestro anhelo futuro, El Centro budista.

Y las siguientes son las causas y condiciones últimas que nos han llevado a este momento.

En budismo se dice que, un efecto nunca es originado por una causa sola, sino que siempre son consecuencia de una causa y de condiciones que cuando confluyen de determinada manera y en el momento oportuno producen el efecto.

En el año 2002, momento que agradezco enormemente, Carmen Paja, una buena amiga ahora, desconocida entonces,(dirige actualmente el grupo de Satsang de Amma, en Gijón) me pidió que la ayudara a organizar la Primera Gira Mundial por la Paz de un grupo de lamas para Asturias.

Lo hice y junto con más colaboradores nos pusimos al trabajo.

El aceptar trajo como consecuencia, por una parte, papeleos, programaciones, idas y venidas, llamadas telefónicas, desplazamientos, en definitiva trabajo. Por otra el alojar a los lamas de esta gira en nuestra casa. Así he podido convivir algunos días con lamas y maestros como el tulku (reencarnado) Keutsang Rimpoché, asesor del Dalai Lama, y otros maestros con linaje (linaje es haber recibido una iniciación espiritual especial a través de otros maestros hasta llegar al propio Dalai lama). Un símil, para entendernos, sería un doctorado con máster, teniendo en cuenta que sólo para ser maestro se necesitan veinte años de estudio y práctica en los monasterios tibetanos. Esto se repitió nuevamente a los tres años con lo que llamaban ahora la Novena gira Mundial por la Paz. Mas tarde el maestro Gyaltsen vino el solo unos días que fueron muy fructíferos para nosotros.

Motivado por los días vividos en casa con ellos, sus breves conversaciones, simples, directas, profundas, si las quieres entender, incluso sus silencios tan provechosos como las contestaciones, nunca banales, (las más han sido con el maestro Janchup Gyaltsen, coordinador de las giras, con el que sigo en contacto) y en los actos de la Gira por Asturias han sido sentimentalmente inolvidables y de una riqueza que me emociona pensarlo. Sus enseñanzas directas han consolidado y dado una nueva visión a los conocimientos que ya poseía y encauzado de una manera definitiva mi vida.

Añado a esto el consejo y el ánimo, primero de Keutsang Rimpoché, asesor del Dalai Lama y más constantemente del maestro Janchup Gyaltsen, coordinador de las giras mencionadas por todo el mundo. Me aconsejaron que, hasta la apertura del centro budista, ofreciera los cursos de budismo en sus niveles correspondientes.

Este curso ya lo impartía anteriormente a su venida a Asturias con otro nombre. Los programas estaban encima de la mesa y un buen día el maestro Gyaltsen los vio y me animó a que los ofreciera durante sus actividades en Asturias.

A partir de aquí se avivó la motivación de hacer “algo más”. Y aquí estamos ahora, haciendo de nuestra casa un Centro budista, con nuestro esfuerzo, para por una parte, colaborar con la esencia del budismo y de otras filosofías y religiones en el entendimiento entre todos los seres y el alivio del sufrimiento.

Entre tantos nombres posibles para este curso: El Camino del Guerrero interno, La Luz del alma, Como transformar la mente, Control emocional y mental, Como eliminar la violencia, El Arte de ser feliz como ser humano, Conócete a ti mismo, Escuela de familia, he elegido en este momento El Sendero de Buda para occidentales.

(Todos estos nombres los explicamos en el curso)

Pero el curso no es sólo de budismo, como podéis entender por los nombres que se le podría dar, es una exposición integral del ser humano y su medio ambiente, añadiendo un método sencillo y eficaz, con siglos de experiencia para evolucionar espiritualmente. Están incluidos documentales y teorías de psicología transpersonal, psicología, ciencias

Me anima también a hacerlo así, a darle ese nombre e integrar el budismo con todos los conocimientos occidentales, dos cosas más:

Una el deseo de colaborar en la unión de oriente y occidente en lo referente a las enseñanzas espirituales. Otro de los motivos es ayudar a mejorar las relaciones humanas, ayudar a las personas a no sufrir y a que no hagan sufrir.

Anuncios